Los rellenos derivados del ácido hialurónico son ideales para un periodo de corrección más prolongado y para conseguir un mayor volumen. Son reabsorbibles, más versátiles que los productos de colágeno y se pueden usar para aumentar el pliegue nasolabial, el surco labiomentoniano, los labios, las mejillas y las zonas periorbitales.

Debido a su alta viscosidad, puede causar molestias significativas tras la inyección, por lo que se suele aplicar un anestésico tópico antes de su administración. Después del procedimiento se masajea la zona en forma vigorosa para dispersar el producto y minimizar la agresión de las partículas del producto y se aplica hielo.