Se trata de una técnica indicada en la prevención y tratamiento del envejecimiento cutáneo. Se realiza mediante microinyecciones superficiales indoloras de vitaminas, antioxidantes, oligoelementos, ácido hialurónico y toxina botulínica. Los efectos que se consiguen son hidratación, tonificación, activación de la microcirculación, mejor textura, mayor grosor, estimulación de las reacciones bioquímicas y eliminación de pequeñas arrugas.